La ventana de madera en la fachada del siglo XXI

La ventana de madera en la fachada del siglo XXI

Una selección de la madera y un correcto mecanizado y diseño de los perfiles contribuyen a que el recubrimiento cumpla su función y dure mucho más tiempo.

AKZO NOBEL, socio de Asoma, es líder mundial en el mercado de pinturas y esmaltes, y una referencia en materia de sostenibilidad, suministrando productos innovadores a empresas y consumidores en más de 80 países.

Con 50.000 empleados en todo el mundo, tiene su sede principal en Holanda, AKZO NOBEL cuenta con una división para el sector de la madera, abanderada por SIKKENS, fundada en 1792 y especializada en acabados para madera y derivados, y complementada con los adhesivos CASCO y los recubrimientos AKZO NOBEL.

“Los barnices que se han venido empleado hasta ahora son en gran medida responsables de la drástica caída del consumo de ventanas de madera en España -señala José Luis Rivero, responsable de ventas de SIKKENS en la Península Ibérica-. Eran los barnices marinos, muy rígidos, que se rompían con facilidad. Formaban sobre la superficie de la madera una película bastante gruesa, que no dejaba penetrar el vapor de agua, y se vendían sin ningún tipo de protección ultravioleta, lo cual daba pista libre a un proceso de degradación de la madera”.
A esto se unía la selección incorrecta de la especie de madera, o los diseños constructivos inadecuados para consguir una ventana de alta durabilidad.

EL PRESENTE

En la actualidad, las carpinterías seleccionan mejor la madera, exigen o proporcionan a la madera para carpintería exterior el grado de humedad apropiado y el progreso en el mecanizado del material genera perfiles mucho mejores. “Todo esto contribuye a que cuando aplicamos el acabado logremos una mayor durabilidad del cerramiento”.
Sobre la base de un material muy estable, el perfil de madera laminada, con un movimiento dimensional mínimo, más su correcto diseño, “se consigue que el recubrimiento cumpla su función y dure mucho más tiempo”.
A los perfiles mejorados se unen las juntas de goma (con ellas se evita el contacto directo de las piezas de madera y la penetración de agua en la carpintería, así como los problemas de pegado de los acabados) y redondeos mínimos de canto de 2 mm., para asegurar que el recubrimiento esté en toda la superficie de la madera (con el redondeo de vértices, el espesor del sistema de recubrimiento es homogéneo en toda la ventana; mediante los ángulos de desagüe y el sellado de las juntas en V y testas se impide la acumulación de agua en la carpintería).

PRODUCTOS RESISTENTES A LOS RAYOS UV

“El color es un factor estético fundamental. Además, es básico para la protección de la madera”. Mediante el uso de pigmentos y absorbedores resistentes a los rayos UV, se protege a la madera de la fotodegradación de la lignina y se consigue un color duradero.
“SIKKENS no tiene productos transparentes -afirma José Luis Rivero-. Son productos translúcidos, siempre con color, que nos ayuda a filtrar los rayos ultravioleta y a prolongar la durabilidad de la ventana”. Para abrir un extenso campo de opciones y alternativas a los proyectistas y a los carpinteros, SIKKENS pone a su disposición una amplia gama de colores. En sistemas translúcidos y opacos (cartas RAL, NCS, ACC), incluidos colores metalizados.

TECNOLOGIA DURAFLEX

“El acabados tiene que ser permeable al vapor de agua -prosigue el responsable de ventas de SIKKENS en la Península Ibérica-. Como una membrana, tienen que permitir que salga la humedad del interior de la estancia, tiene que transpirar, pero también tiene que evitar la entrada directa de agua”. De esta forma, un buen acabado para la carpintería exterior de madera ha de ser hidrófugo, mientras permite el intercambio de humedad entre el interior y el exterior. Es algo esencial de cara a dilatar la durabilidad y la estabilidad de la ventana.

La tecnología DURAFLEX de SIKKENS pone al servicio de la industria y los profesionales de la carpintería productos flexibles y duraderos, permeables al vapor de agua, que se adaptan a los cambios dimensionales de la madera y sufren una mínima degradación ante la acción del sol y los agentes climatológicos.
Y también flexibles: La película de acabado puede estirarse un 200% de su tamaño inicial. “El presente y futuro del barniz para exterior para por incrementar al máximo su elasticidad -concluye José Luis Rivero-. Así, en una contracción o dilatación de un perfil de la ventana, el acabado acompaña a ese movimiento dimensional, sin romperse. De esta forma, se alrga la durabilidad de la ventana”.

SIN MANTENIMIENTO

A menudo se desecha la opción de la ventana de madera porque se sigue pensando que es necesario lijarla y pintarla cada año. La tecnologia utilizada por AKZO NOBEL en los sistemas de recubrimiento para ventanas SIKKENS hace que los perfiles no requieran mantenimiento. Bastará con una limpieza anual, de la siguiente forma :

1. Limpieza con agua y un limpiador con PH neutro, para eliminar residuos, polvo, contaminación e incluso excrementos de aves, etc.
2. Aplicación con esponja de una crema en base agua, para nutrir y mantener el aspecto natural de la madera, mostrándose la ventana siempre como el primer día.

De esta forma, limpiando sus ventanas como hace también con sus muebles, suelo o puertas, el cliente podrá disfrutar de ellas por muchísimos años, sin necesidad de llevar a cabo complejas labores de mantenimiento. Es posible conservar la madera, simplemente limpiándola.

Si te ha gustado comparte 🙂Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

asoma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *